viernes, 10 de septiembre de 2010

RESEÑA: La Traición de Wendy

traición wendy
LA TRAICIÓN DE WENDY

Autor: José Alberto Arias
Editorial: Berenice
Género: Infantil/Juvenil
Año de publicación: 2009
PVP: 16,95 €
Número de páginas: 224

¿Qué fue de la promesa de Wendy de no crecer jamás? Eso le dijo al hijo único del país de Nunca Jamás, que sería una niña para siempre...

Unos años más tarde conocemos a otra niña. Ruth Kenthon tiene 13 años, lee a todas horas y vive en Londres. Una noche la despierta la inesperada visita de un niño en busca de su sombra perdida. Ruth, su hermana Kate y Peter Pan emprenden el viaje a Nunca Jamás, el lugar ideal para afrontar el miedo a crecer, al olvido, al amor y a la muerte. ¿O no? ¿Pudo la promesa de una niña cambiar el destino del país de Nunca Jamás? ¿Es verdad lo que cuenta Peter sobre la isla en los últimos tiempos? ¿Quedan realmente piratas por combatir e indios a quienes salvar? ¿Se ha convertido Peter Pan en un dictador despechado?


... Eso sí, como Wendy haya crecido, que es lo más probable, no habrá vuelta atrás en Nunca Jamás.
La traición de Wendy es una original contranovela de Peter Pan donde podrás encontrar la clave de todas estas preguntas sobre lo que fue de Nunca Jamás.

OPINIÓN PERSONAL

La Traición de Wendy es una novela muy arriesgada. A pesar de la temprana edad del autor (unos veintitrés años) y que ésta es su primera obra, la editorial Berenice (también muy joven, nació en el 2005) supo ver el potencial que contenía en sus 224 páginas y sacó adelante este proyecto ganador de un premio Andalucía Joven en el 2009.

Podría ser perfectamente válido que Peter Pan se frustrara y enloqueciera con el envejecimiento de su único amor, Wendy, hasta tal punto de corromper todo lo que le rodea. Peter se convierte en el tirano de Nunca Jamás, sometiendo todo a sus caprichos de niño, que es lo que sigue siendo puesto que allí donde está no se crece nunca.

José Alberto Arias tiene una gran idea con este libro. Prosigue la obra de J.M. Barrie, con los mismos elementos que la original, pero tergiversando el inocente cuento infantil hasta un límite antinatural y morboso creando otra historia, esta vez de terror, totalmente diferente pero muy creíble.

El punto de partida es muy bueno, el planteamiento es original y atrevido, pero en mi opinión al contenido le falta un poco de esa chispa que hubiera hecho falta para llevar a buen puerto una obra de este calibre. Quizá es demasiado ambiciosa para una primera novela, o quizá la idea es muy brillante para desarrollarla en un libro tan escueto.

En una primera parte, la trama se sucede con cierta lentitud, abarcando el contexto, creando un clima de expectación e inquietud que está bastante bien logrado. Pero, de repente, la acción se desarrolla de un modo confuso y atropellado, los personajes se desdibujan entre la cantidad de cosas que pasan y los diálogos pierden en calidad y coherencia, como meros enlaces para largas descripciones de acontecimientos.

Pero, repito, es una primera novela de un autor muy, muy joven, que ha demostrado dotes de sobra para la literatura, además de una mente original y ágil, que es de agradecer. Esperaré a lo siguiente que nos pueda ofrecer.


Lo bueno: el planteamiento inicial de la obra.

Lo malo: el final anticlímax que deja un regusto amargo; y el personaje de Kate, que nace como una baliza, como apoyo moral para Ruth, pero que al final no se define bien y se convierte en algo borroso y confuso.

Nota: 5,5/10

4 comentarios:

Brian Edward Hyde dijo...

Hola, soy Jose Alberto Arias. Gracias por reseñar a mi pequeño y por confiar en mí. Me quedo con todo. La próxima será mejor, lo prometo :)

M.J.Watson dijo...

Hola, gracias a ti por pasarte por aquí :) De nada por el resto, para eso estamos. Un saludo!

KhrisTinna dijo...

.. Ummm, la verdad es que me esperaba más de este libro, pero bueno, estaremos atentos a ver las próximas obras del autor ^^
Besos!!

Pasajes románticos dijo...

La portada me ha llamado mucho la atención y suelo ser de las que se dejan influenciar por ellas.. con lo del final me has dejado muerta, y he sufrido yo también un anticlimax... Creo que pasare.

Un beso

Bea