jueves, 11 de julio de 2013

RESEÑA: Las Tejedoras de Destinos

Título original: Crewel
Autor: Gennifer Albin
Editorial: Alfaguara
Género:
Ciencia ficción - Distopía juvenil
Año: 2012 (España 2013)
Nº páginas: 432
"Inútil. Torpe. Las demás chicas lo susurran a sus es­paldas. Pero la joven de dieciséis años Adelice Lewys tiene un secreto: sus er­rores son intencionados.

Dotada de una habilidad fuera de lo común para tejer el tiempo, Adelice es exactamente lo que la Corporación está buscando, y en Arras ser elegida tejedora es lo máximo a lo que una joven puede aspirar. Ser hilandera significa privi­legios, riqueza y belleza eterna. Pero no solo eso, también significa tener la facultad de bordar la esencia de la vida. Pero para ello hay que pagar un precio que Adelice no está dispuesta a asumir, puesto que deberá controlar absoluta­mente todo lo que las personas son: lo que comen, dónde viven, cuántos hijos tienen… Así que está decidida a fallar en las pruebas para ser hilandera, pero en su último examen sus dedos resba­lan, el telar reacciona a su don… y la Corporación la identifica. A partir de ese momento, Adelice dejará de tener control sobre su vida y pasará a conver­tirse en un instrumento más de la omnipresente Corporación. Sin embargo, una vez dentro, el poder de Adelice irá creciendo mientras aprende a manejar su don y a decidir en quién confiar, a quién vigilar… y a quién amar.".

OPINIÓN PERSONAL

Reconozco que tengo un problema con las modas juveniles en lo que a novelas se refiere. Me molesta ver como, tras una novela de éxito, surgen decenas de libros que repiten la misma fórmula (por no decir que plagian ideas descaradamente). Ha pasado con Harry Potter, Crepúsculo, 50 Sombras de Grey y, en este caso, con Los Juegos del Hambre.

Los paralelismos entre la novela que nos ocupa y la obra de Suzanne Collins son más que evidentes; un mundo futuro dividido en distritos, desigualdad entre clases, gobierno autoritario, protagonista femenina con hermana pequeña a la que proteger y, por supuesto, el omnipresente triángulo amoroso.

Todo eso es lo que encontraremos en Las Tejedoras de Destinos; un cúmulo de ideas ya usadas que, por narices, acaba gustando (si funcionó en Los Juegos del Hambre, ¿por qué no iba a hacerlo aquí?).

Pero hay que reconocerle a la autora un par de puntos:

En primer lugar, es admirable cómo ha conseguido mantenerme enganchado durante toda la historia sin recurrir a la acción o la aventura. Esta es una novela más centrada en las luchas de poder que en las luchas físicas.

Y por otra parte, todo lo relativo a las tejedoras, los telares y demás parafernalia resulta bastante llamativo y original, siendo esa la nota más distintiva de novela, aunque quizás al principio cueste asimilar toda la terminología (la transposición, las extracciones, distorsiones, etc.).

Al final me sorprendí a mi mismo devorando las páginas del libro, pues la trama, pese a sus carencias (los son personajes bastante planos) tiene un aire a telenovela que produce adicción. El mayor problema de la novela es que está demasiado dirigida al público femenino, y eso puede echar para atrás a más de uno pero, en líneas generales, creo que se trata de una decente novela de ciencia ficción que trata de remover conciencias respecto a temas polémicos como el machismo, la censura y, en menor medida, la homofobia.

Lo bueno: tiene algunas ideas buenas y resulta adictivo.

Lo malo: poca originalidad, personajes demasiado planos y/o estereotipados.

Nota: 7/10

2 comentarios:

Hojas Mágicas dijo...

Desde hace tiempo que quiero leer este libro... Igual un 7 no está mal!!!.. Muchas gracias por la reseña
Atte
Gustavo.- Hojas Mágicas.-

Pasajes románticos dijo...

Vaya, mira que he leído reseñas de la novela y que me acuerde creo que en ninguna se nombra las semejanzas con Los juegos del hambre. Pero por lo que comentas está bastante claro.
Esta me llamaba básicamente por el tema de los telares, me parece algo original, si al final te terminó de enganchar me lo apunto para el futuro.

Saludo!