domingo, 11 de marzo de 2012

RESEÑA: Las Cuatro Postrimerías

Título original: The Last Four Things
Autor: Paul Hoffman
Serie: La Mano Izquierda de Dios vol. 2 (de 3)
Editorial: La Esfera de los Libros
Género: Fantasía épica
Año: 2011
Nº páginas: 405
"Muerte, Juicio, Infierno y Gloria. Éstas son Las Cuatro Postrimerías. Pero ha llegado la Quinta. Tenéis que conocer a Tomas Cale.
Thomas Cale ha aceptado su destino. De vuelta en el Santuario de los Redentores, ha oído al padre Militante afirmar que la humanidad, la peor obra de Dios, su mayor error, debe ser destruida. Y está dispuesto a convertirse en ejecutor de ese fin.
Sin embargo, puede ser que Thomas Cale sólo esté simulando haber aceptado su papel de Ángel de la Muerte. Puede que ese joven que pasa del amor más arrebatado al odio más intenso en un abrir de ojos, que cambia la amabilidad por la extrema violencia en una milésima de segundo, no pueda acatar las órdenes de los Redentores ni aún creyendo obedecerles. Porque está en manos de Cale la aniquilación del mundo, pero ¿conoce él mismo lo que esconde su alma?".
 OPINIÓN PERSONAL

En 2010 llegó a nuestras librerías La Mano Izquierda de Dios, una novela que, a pesar de venderse como una historia oscura con un protagonista sombrío, lo cierto es que resultó ser una aventura de corte juvenil bastante entretenida y, en cierto sentido, inocente. Sin llegar a ser una novela de diez, la historia de Thomas Cale y los redentores consiguió dejarnos con ganas de más (debido, en parte, al brusco giro final de la trama).

Así pues, Las Cuatro Postrimerías narra las desventuras de un Thomas Cale alejado de sus amigos y dolido por la traición de su amada. Todos estos sentimientos serán aprovechados por el redentor Bosco (que en este libro adquiere un mayor protagonismo) para conseguir que Cale se convierta en la ira de Dios. Por lo tanto, la relación entre Bosco y Cale dará un giro total respecto a la primera novela, pues ahora ambos dependen el uno del otro para conseguir sus fines.

De esta novela sí podemos decir que es bastante más oscura y adulta que su precedesora, de hecho, algunos pasajes son realmente duros, con muchas muertes y batallas descritas con crudeza. Este cambio de estilo resulta chocante y, a mi juicio, poco respetuoso con el lector que disfrutó de La Mano Izquierda de Dios. Pero este defecto no es, ni de lejos, lo peor del libro.

De las cuatrocientas páginas que tiene la novela, únicamente tienen interés unas cuarenta o cincuenta, correspondientes al incio y al final del libro, pues todo lo demás es un relleno absurdo en el que el autor se pierde en batallas sin sentido y muy mal explicadas o justificadas, con los personajes yendo de un lado para otro de manera casi errática. Además, los protagonistas pierden todo el potencial que tenían en un principio, con un Thomas Cale convertido en autómata y una práctica ausencia de personajes femeninos. Cabe destacar los episodios centrados en Kleist, que llegaron a recordarme los mejores momentos de la primera novela, pero lamentablemente se quedan en eso, en un mero recuerdo anecdótico que no va más allá.

A veces da la sensación que toda la historia es una gran broma de Hoffman, una crítica muy burda hacia la Iglesia y la religión. Visto de esta forma hay que reconocer que sigue siendo curiosa la forma que tiene el autor de reinterpretar la cultura occidental, con esas ciudades de nombres conocidos y todos los paralelismos entre la Única Fé Verdadera y el cristianismo.

Para resumir, podemos decir que Las Cuatro Postrimerías es un libro en el que pasan muchas cosas y en el que hay muchas ideas, pero por desgracia no hay una historia que sirva de nexo común, ni tampoco existe una coherencia lógica con La Mano Izquierda de Dios, desaprovechando unos personajes y situaciones que podrían haber dado mucho más de sí.

Lamentablemente, para mí, la trilogía ha muerto en este volúmen.

Lo bueno: el trasfondo sigue siendo muy peculiar y original.

Lo malo: no hay una trama definida, los personajes pierden carisma, hay demiasiadas escenas de batallas sin sentido.

Nota: 5,5/10

7 comentarios:

Arila dijo...

La mano izquierda de Dios la tenía apuntada en mis lista de deseos desde hace tiempo, pero esta reseña me ha desanimado un poco, aunque parece que el primero te gustó más. Me pensaré si le doy una oportunidad. Besos ^^

Welzen dijo...

A mí me gustó el primero y tengo pendiente de leer el segundo pero después de tu crítica creo que lo voy a dejar un poco de lado para empezar otra lectura más interesante.

Kelemvor dijo...

Arila, yo te animo a leer el primero, porque realmente me parece un libro entretenido, pero este es una basura. Ni te acerques. xD

Welzen, lo mejor que puedes hacer es eso, leerte otras cosas, porque esto no merece la pena.

Beleth dijo...

Ya había leído alguna crítica más que lo ponía bastante mal y detuve mis ansias consumistas a la espera de más. Efectivamente veo que no me he perdido nada, mejor guardar el dinero para otro libro mejor :S

Elwen dijo...

Ya había leído alguna crítica negativa pero la tuya me era importante. Menudo destrozo con respecto al primero, menos mal que no me lo había comprado aún :(
¿Y qué le pasa a este hombre con las mujeres? Ya en el primer libro los noté personajes defectuosos y este parece optar por ignorarlos. En serio? *I roll my eyes*

En fin, algo que me ahorro para variar :P

Kelemvor dijo...

Beleth, pues sí, este no merece que gastes tu dinero la verdad :S

Elwen, recuerdo que el primero ya dejaba en un segundísimo plano a las mujeres, pero en este la cosa va a peor; casi no salen!! Y en general el libro es un destrozo, como bien has dicho xD

Nidole dijo...

La verdad es que ya me lo esperaba. No tenía muy buena pinta... ¿PARA CUANDO LA DEL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO?